Sinestesia

En neurofísica, la sinestesia es la percepción conjunta o interferencia de varios tipos de sensaciones de diferentes sentidos en un mismo acto perceptivo. El individuo, no es que asocie o tenga la sensación de sentir estas sensaciones: las siente realmente.

En esta conferencia, el neurocientífico V. Ramachandran explica la sinestesia como una mutación del gen encargado de cortar las conexiones entre las áreas del cerebro destinadas a los sentidos, provocando una mayor conexión entre sentidos y facilitando estas traslaciones sensoriales. Ramachandran, además, comenta que la sinestesia es ocho veces más común entre personas creativas y lo relaciona con una mayor habilidad para las metáforas.

Existen numerosos tipos de sinestesia, cada cual con una particularidad, pero principalmente se distinguen tres tipos:
· Traslación léxico/gusto (percibir una palabra o sonido como sabor),
· Traslación grafema/color (percibir una letra o número como color. El 7 o la S como amarillo, el 5 como azul, el 8 como verde, el 9 como índigo, o la A como rojo.)
· Traslación música/color (percibir la música como colores).
Un ejemplo de percepción de la música como colores es la del compositor ruso Alexander Scriabin. Su principal aportación como músico sinestésico, fue asociar cada tonalidad con un color determinado, creando así un modelo. En su sinfonía Prometheus: El Poema del Fuego (1910), incluyó una parte para “clavier à lumières”, que era un órgano colorido diseñado específicamente para la sinfonía. Era tocado como un piano, pero proyectaba luces de colores en una pantalla del teatro donde se presentaba en vez de notas.

En retórica, la sinestesia es una figura que consiste en mezclar sensaciones percibidas por órganos sensoriales distintos y mezclarlas con emociones. Como por ejemplo “llorar amargamente”, “una caricia rosa” o “un verde chillón”.

Oportunidades metodológicas de la sinestesia
Norman McLaren dedicó buena parte de su carrera como cineasta a explorar las relaciones entre el color, el sonido y la música. Una de sus obras más importantes es Synchromy (1971). Una de sus mayores aportaciones es la de convertir la imagen en sonido. Su metodología consistía en aplicar grafismos a la banda de sonido de la película de celuloide, y al proyectarlas, estos grafismos emitían sonido.

El mundo digital, al basar la creación en datos y no en materia, permite múltiples aproximaciones sinestésicas. Uno de los más relevantes es la conversión música a imagen en tiempo real. Uno de los artistas más relevantes en esta línea es el japonés Ryoji Ikeda, que con perspicacia y minimalismo convierte datos binarios en instalaciones sonoras y visuales.

Otro ejemplo de sinestesia en la metodología creativa es la serie de manipulaciones de vídeojuegos de los pioneros del net.art Jodi. En Untitled game, sustituyen las imágenes que incorpora el código del vídeojuego Quake por figuras geométricas básicas, permitiendo al jugador vivir una experiencia cinética.

Oportunidades creativas de la sinestesia
Las asociaciones sinestésicas puede vincularse a actividades de aprendizaje ya que favorece la memorización de conceptos abstractos, al vincularlos con realidades sensibles. Por ejemplo, un juego para aprender música a partir de colores.

Las asociaciones sinestésicas pueden vincularse a actividades de ocio ya que favorece la riqueza del entorno. Especialmente indicada para la creación de entornos de realidad aumentada o vídeo-juegos.

Para finalizar, este bonito vídeo que ilustra cómo puede ser el mundo sensorial de los sinestésicos.

Synesthesia from Terri Timely on Vimeo.

——

Autor: Rosa Llop
BA Top Up Arts and Design. Southampton University

Rosa Llop © © 2012

Add Your Comments