Del diseño como servicio al diseño de servicios de diseño

El contexto actual de producción digital ejerce una fuerte influencia en la industria gráfica y afecta de modo contundente al futuro del diseñador. Es evidente el nuevo paradigma productivo. Pero los diseñadores, por no tomar consciencia de ello, estamos dejando que la peor de las opciones posibles se convierta en el estándar que regirá el futuro de la profesión: el mundo de las plantillas prediseñadas.


make-your-own-design

Pensemos por ejemplo en el fenómeno de los blog. Existen un total de 4.200 plantillas disponibles para que cualquiera pueda publicar un blog en Internet sin tener que pasar por un diseñador gráfico(1). WordPress, que lidera el sector del blogging –con clientes del sector editorial cómo la CNN o The New York Times–, tiene alojados casi 60 millones de blogs(2) y entre sus servicios ofrece un total de 1.200 plantillas distintas para sus clientes. De hecho, cada mes, un millón y medio de usuarios de WordPress cambian la plantilla de su blog, lo que indica que los usuarios sí están interesados en el aspecto gráfico de sus publicaciones aunque no en pagar por ello.

En este contexto, ¿en qué dirección ha de avanzar la profesión del diseño gráfico? Quejarse no es una opción. Nosotros mismos utilizamos este tipo de servicios de autoedición para mostrar nuestro trabajo: Behance, Domestika, Cargo Collective , etc… También publicamos los eventos del sector en facebook y twitter porque es gratis y fácil. El do it yourself ha vuelto para quedarse.

A mi la idea que un diseño sencillo pueda hacerlo uno mismo me gusta. Lo que me preocupa como diseñadora es el que estándar sean las plantillas. Por ejemplo, si WordPress tiene 60 millones de páginas y ofrece 1.200 plantillas significa que encontraremos con facilidad 50.000 páginas de temáticas distintas que utilizan exactamente el mismo diseño. Esto se contradice totalmente con la esencia misma de la disciplina, cuya naturaleza es responder a un problema concreto.

Mi propuesta es que el diseñador ha de cambiar su modelo de negocio. El nicho de los servicios de diseño individualizados llevados con tiempo y amor se está reduciendo mucho. En cambio están emergiendo servicios web que garantizan que los clientes puedan sentir realizadas sus necesidades de comunicación de forma autónoma, rápida y económica. El papel del diseñador en estos servicios es muy limitado, hasta ahora sólo interviene en este proceso como mero creador de una plantilla que después utilizaran cincuentamil personas. Pero podría ser de otra forma.

En el sector editorial, por ejemplo, están emergiendo plataformas de auto-edición que permiten diseñarse uno mismo desde la tripa a la portada del libro. El problema que tienen estos servicios es que la herramienta que proporcionan para diseñar no está pensada para que la usen “no expertos”. Permite tantas opciones que los resultados estéticos son inversamente proporcionales al interés que hay entre el público general por usarlos (3).

moo experienc

 

 

 

 

 

En cambio, un caso relevante de buenas prácticas de auto-diseño es el que ofrece la empresa británica moo.com Su servicio ofrece diseño de tarjetas e impresión de calidad a precios muy reducidos y cuenta con un catálogo nada despreciable de plantillas hechas por buenos diseñadores (Sagmeister incluido). Hasta aquí, nada nuevo. La aportación que me parece relevante en este servicio es una herramienta que ofrecen para que uno mismo pueda hacer su propio diseño. Es una herramienta que está construida desde la experiencia y conocimiento del diseño de modo que haga lo que haga el usuario con las opciones que tiene de personalización, es muy difícil que vayan a quedar mal. Invito al lector a que lo pruebe. La selección de la paleta de colores o la paleta tipográfica la ha definido un diseñador. Y eso es lo que marca la diferencia. Es un servicio de auto-diseño eficaz porque al integrar el expertise del diseñador en el desarrollo del sistema garantiza un estándar de calidad estética mucho más que aceptable.

El diseño de servicios de diseño es un sector emergente que hay que explorar en profundidad. No sólo para luchar contra las malvadas plantillas que regularizan la expresión gráfica, sino porque los diseñadores tenemos también la obligación y el derecho de contribuir en la construcción de un mundo digital con servicios que garanticen un diseño de mayor calidad.

 

(1) BIN UZAYR, S.: (2013) “The State of WordPress Themes: CurrentTrends And Classifications”
(2) Estadística corporativa
(3) FLOOD, A.: Selfpublishing sees massive growth


——

Autor: Rosa Llop
Publicado en VISUAL nº162, pag.12

Rosa Llop © © 2013


—–